jueves, 6 de mayo de 2010

Quintiliano y la pedagogía





El comienzo de Roma



La sociedad romana está constituida por campesinos y soldados, hombres de acción antes que de reflexión, la justicia tanto para reconocer los derechos como para exigir deberes.
Su preocupación esencial es la agricultura, la guerra y la política. Ahí es en donde empieza a desarrollarse la oratoria.
De allí su primer libro escolar: LA LEY DE LAS DOCE TABLAS, convirtiéndose en la base romana de todo un milenio.
Al Roma ser conquistada culturalmente por Grecia, que es el triunfo de la gracia y de la libertad espiritual, en contraposición lo es Roma de la ley y de la oratoria.
La elocuencia será el centro de su cultura, se llegará al más alto grado de perfección, porque es en ella donde el idioma alcanza las formas más bellas.
Las instituciones comprenden tanto elementos de perspectiva como crítica literaria, teoría del lenguaje, tratado de gramática y didáctica fundamental. Constituyendo una síntesis máxima en torno a la palabra, y por excelencia a la palabra bella como transmisora de la verdad y la justicia en ese sentido elevadísimo que tiene para el romano.



Palabra y pensamiento no pueden separarse, como si fueran una misma cosa contemplada desde dos posiciones distintas: palabra es el lado visible de pensar.
Quintiliano critica la enseñanza absurda de los maestros, el verbalismo de las escuelas, las falsas discusiones sin sombra de realidades, el afán estilístico de los creadores.
Valoraba el idioma como algo más que un instrumento, pues la fusionarlo con el pensamiento se transformo en una posición de creación. La oratoria gran civilizadora del mundo, la directriz de la sociedad como bandera de justicia.
Tal como es el lenguaje para el romano como para Quintiliano en particular, es guía para el perfeccionamiento y esta dirigida a algo específicamente humano, actuando para ello intencional y conscientemente.





Las obras de Quintiliano





La obra más importante de Quintiliano es las “Institutiones oratoriae” en doce libros
Sus principios pedagógicos son actualísimos por la utilización de recursos psicológicos perennes. La educación deber ser -dice- una obra armónica del desarrollo humano. Los padres y los maestros mantendrán un estrecho contacto. Es contrario a los castigos. En la escuela se debe crear un ambiente de alegría y esperanza. Hay que evitar los complejos del alumno. Debe tenerse en cuenta la diferencia de capacidades. Las enseñanzas deben repetirse frecuentemente, dándoles variedad. Se buscará una distribución equilibrada de trabajos y descansos.


La obra del calagurritano es posiblemente el primer tratado sistemático de pedagogía en la antigüedad, por lo que no es de extrañar que influyera tanto en los hombres del Renacimiento, y que su magisterio no se haya terminado todavía en nuestros días. El cardenal Lucían, posteriormente Juan Pablo I, incluye a Quintiliano en su obra, difundida en todo el mundo y en todas las lenguas, titulada en su versión al español “ilustrísimos señores” aprovechando su figura para dar una lección magistral de pedagogía actual.





El problema de la educación de Quintiliano





El antropocentrismo( greco-romano ) describe confianza y actitud positiva de creencia en la fuerza y bondad en lo natural , en lo valores vitales ., en la razón y acción humana .Una naturaleza viciada por el pecado original y sometida a fuerzas perjudiciales (como lo hará la edad media) y del punto de vista del conociendo mientras su análisis al filo de la critica ( como lo hará la edad moderna)


Quintiliano hace correr a través de toda su obra ; confianza patrimonio de la antigüedad que se convierte a la ves en valiosos estímulos para las finalidades educativas que persiguen , educando con cierta potencialidad , sensible de perfecciones de que la naturaleza le da y sobre esta donación tiene que desarrollarse y sostenerse la labor educativa.
La naturaleza le da al hombre aptitudes precisas, las cuales necesitan ejercicio ya que en el medio educativo, necesitan aplicarse a sus objetos para promover el desarrollo .Que el hombre se dedique al estudio, que obre rectamente, es elegir la menor y la mas elevada de las actividades que el hombre posee inteligencia como para discutir.
En el niño apuntan esperanzas de perfeccionar que la educación tiene la misión de actuar, si esto se abandona, quien fallo fue el hombre no la naturaleza .Lo espontáneo siempre es bueno , pero hay que perfeccionarlo con el ejercicio . La naturaleza es buena pero es insuficiente, y es preciso purificarla en el ciclo educativos . Su admiración x lo natural lo lleva a pensar si la educación no es ataque a lo natural sino afincamiento y selección.


(QUINTILIANO) Lo bello y lo útil con frecuencia se mezclan en su ideología, como se mezclan y confunden en toda la mentalidad romana poco apta para los valores, cuyo signo es el absoluto interés. Se dan en pedagogía tres posiciones paralelas a la que se encuentra en la teoría del conociendo: EL PESIMISMO EDUCATIVO , EL DOGMATISMO ABSOLUTO/INGENUO , Y EL OPTIMISMO RELATIVO O CRITICO.





El orador-maestro



El orador perfecto es simplemente un ideal, no ahonda en el problema pero nos afirma a la posibilidad de modificaciones en el ser humano y con ello la posibilidad de la educación. El pesimismo general y angustioso esta muy lejos del espíritu del retórico un buen orador necesita tener virtud, porque sin ella es imposible que se da la elocuencia con aspiraciones de perfección y una escala axiológica que identifique dos valores opuesto: como el amor y el odio, bien y mal. consideraban que si un orador es varón debería amar esa virtud, si no lo hace su facultades estarán nubladas por el vicio y la ignorancia se lo designa como un orador perfecto.


La elocuencia no puede estar acorde con los errores del entendimiento, esta facultad se encuentra en los hombres malos, esta facultad debería refutarse por vicio porque ella hace peores a aquellos en quienes se hallan. según quintiliano consideraba que había cualidades morales entre orador y el maestroen los distintos grados de enseñanza, al que quiere virtuoso y equilibrado, de cultivada inteligencia y lenguaje escogido. también sostenía sospecha que los tétricos y barbudos filósofos de su época se sirve del mito de su sabiduría para encubrir sus vicios.


Consideraba que para ser un buen orador perfecto, es preciso tener una gran cantidad de estudios y los mejores maestro, tener un cultivo complejo de su ingenio, de un merito singular, perfecto por todos lados, que tenga los mejores pensamiento y un modo de decir. necesita el orador necesita las sentencias que se haya en los libros de la filosofía, no se necesita pedir ayudar si no lo que pertenece a la oratoria.



La estrategia educativa de Quintiliano de Calahorra



Marco Favio Quintiliano se convirtió en el primer docente con sueldo a cargo del erario
Público. Estudioso de los métodos didácticos fue autor de “Sobre La Formación del Orador”, por lo que, en su obra da las pautas de lo que para él debe ser un buen profesor al tiempo que denuncia las prácticas que debían ser erradicadas. Lo primero que el aboga es la necesidad de moralidad intachable y seriedad del profesor, más teniendo en cuenta la edad con la que contaban los alumnos. Muchos docentes «dados a la cólera» intentaban conseguir el respeto de
sus alumnos por medio de una dura disciplina olvidando que el maestro no sólo debe respetar a los alumnos sino que debe tratarlos como a sus propios hijos.
Hosquedad a la hora de contestar, poca amabilidad, sequedad en el trato, sería, siguiendo la denuncia de Quintiliano, lo más habitual en las aulas romanas.
El mismo maestro dígales cada día algo, o mejor muchas cosas, que los oyentes lleven
consigo a casa. Al tratarse de un negocio privado algunos profesores, sin embargo, pecaban de todo lo contrario mantener al mayor número posible de clientes. En algunas clases se permitía incluso que los alumnos saltasen, se arremangaran, gritasen o aplaudieran las intervenciones de sus compañeros. La excesiva monotonía era la nota característica de las lecciones tanto en forma como en contenidos y eso provocaba el aburrimiento y apatía de los alumnos porque los contenidos del currículum del gramáticas eran conceptuales y a base de repetición. En el caso de la retórica el sistema de aprendizaje continuaba siendo muy poco ameno.
Para los alumnos diferentes propuestas para luchar contra la monotonía primera era el descanso hay que dar a todos los alumnos algún tiempo de expansión
los alumnos aportan tanto más energías para aprender , una vez recuperados y frescos.
La segunda era la variación de las actividades Quintiliano creía que el incorporar más materias a la enseñanza de la gramática permitiría que los chicos adquirieran nuevas experiencias y ampliaran sus conocimientos y por otro, ese cambio tan necesario para huir del aburrimiento y la monotonía de estar haciendo lo mismo día tras día.
La forma de entretenerse de un adolescente puede decir mucho con respecto a su personalidad. Aconseja, el empleo del juego en la schola así como tiempo para la expansión pero en su correcta medida de modo que no se produzcan aborrecimiento de los estudios, si se les niega, o se les acostumbre a la holgazanería si se les da en demasía. Quintiliano no le gustaba que los muchachos se sienten mezclados sin orden alguno entre los jóvenes. Los profesores debían conocer, pues, las aptitudes y personalidad de sus alumnos adaptando el método de aprendizaje a sus características y capacidades y distribuyéndolos en clase de forma ordenada evitando que estuviesen mezclados unos con otros como, sin duda, debía ocurrir con frecuencia.



El Método





Una preocupación primordial que los alumnos acabaran odiando los estudios. el niño, que todavía no es capaz de amar la actividad mental, venga a odiarla, y que más allá de los años de juventud conserve también el temor de una amarga experiencia en aquel tiempo sufrida.
Lo primero que hacían los niños cuando acudían a clase era aprender a escribir. Quintiliano aconseja que los niños practiquen la Caligrafía repasando los surcos realizados en las tablillas de cera y que se ponga especial cuidado en que logren una escritura limpia y rápida. habría que procurar evitar que durante los primeros ejercicios de escritura el niño utilizase palabras vulgares, como es costumbre y que aprendiera a leer como si estuviera cantando.



La disciplina y el comportamiento





El método de disciplina más habitual y aceptado empleado en las scholae era el castigo físico por mucho que personajes de la altura , Quintiliano, estuviesen en contra. Pero que se azote a los alumnos mientras están aprendiendo, , de ninguna manera lo quisiera, primeramente porque es cosa fea y propia de esclavos, y ciertamente un acto de injusticia. En segundo lugar , porque si hay alguien de tal vil carácter , que no se corrija por medio de la reprensión, también se hará duro contra los golpes, como los más degenerados esclavos.


El empleo del castigo físico tanto como medio de disciplina como fomentador del estudio tenía sus detractores pero en realidad tampoco tuvo en su contra una fuerte oposición social. Aunque entre alguno de esos detractores el rechazo no venía por lo execrable del hecho ni por su inutilidad como medida de disciplina sino porque era un sistema que se utiliza con los esclavos y no debía utilizarse con niños libres. Tenía en este aspecto las cosas muy claras; teniendo en cuanta la edad del agresor y del agredido sino que además produce unos efectos terribles sobre los críos. A esto añade que por dolor o por miedo luego serán cosa de avergonzamiento: esta vergüenza quebranta y abate el ánimo, y ordena huir de la misma luz del día. alguien capaz de pegar a un niño o a un adolescente, ya sea un maestro o un pedagogo, no merece otro adjetivo que el de delincuente y para Cicerón la sola idea de que una cosa cruel pudiera ser útil ya era de por sí inmoral.
En lugar de recurrir a las agresiones físicas, dar consejos a los niños controlar, frecuentemente el trabajo realizado , antes de de castigarlos averiguar porqué no realizaron tal o cual tarea.
A Quintiliano de Calahorra le debemos su vocación y dedicación a la enseñanza, su lucha por intentar mejorar un sistema educativo con graves deficiencias y un trabajo que nos permite ahora, dos mil años después, tener una imagen más precisa de la vida escolar en Roma


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada